Han salido noticias en los últimos días sobre la entrada en vigor de una modificación legislativa que eliminaba, definitivamente, la preferencia del apellido del padre sobre el de la madre al inscribir los nacimientos, obligando a los padres a alcanzar un acuerdo para inscribir el orden de los apellidos.

Se trataba de la entrada en vigor del artículo 49 de la Ley 20/2011 del Registro Civil que menciona que, en caso de desacuerdo entre los progenitores, será el encargado del Registro Civil quien, en un plazo de tres dí­as, escoja el orden de los mismos.
Finalmente, problemas presupuestarios (cómo no) han determinado que la vacatio legis (la entrada en vigor) se posponga hasta, por ahora, el 30 de junio de 2018.

 

De este modo, seguiremos manteniendo el criterio marcado en la vigente Ley preconstitucional de 8 de junio de 1957, que es que se inscribe el nacido con el apellido del padre en primer lugar (en los supuesto de filiación reconocida), sin perjuicio de que alcanzada la mayoría de edad, el solicitante puede alterar el orden de los apellidos para colocar en primer lugar de la madre (esta redacción proviene de la Ley 40/1999 de 5 de noviembre).

Cuando se trata de poner el nombre de una persona nacida con una sola filiación reconocida (la madre), Ésta podrá determinar el orden de los apellidos del nacido.

Veremos si el año que viene, tenemos cambio de criterio.

Foto: People image created by Teksomolika – Freepik.com

Share This